2 2333 0819
2 2333 0218

Avenida Salvador 918
Providencia, Santiago

La Encuesta Epidemiológica realizada por el Ministerio de Salud (MINSAL) en el año 2000, arrojó como dato importante la cantidad de casos en estas patologías. Los resultados fueron: 40.000 casos de úlceras por presión; 40.000 de úlceras venosas y 10.000 de úlceras por pie diabético.

 Las estadísticas disponibles al año 2008 mostraron una suma de 160.000 pacientes portadores de algún tipo de heridas o úlceras.Todas estas cifras son un indicador bastante importante que ratifica que estas patologías son un serio problema de salud en Chile.

Venas varicosas

Entre todas las manifestaciones clínicas del sistema circulatorio, la insuficiencia venosa crónica es, quizás, la que origina más demanda de consulta.

Las várices o venas varicosas son venas hinchadas y dilatadas que pueden observarse bajo la piel. Estas dilataciones hacen que la sangre tienda a acumularse y, como consecuencia, producen retención de líquidos en los tejidos del pie, tobillo e incluso en las parte inferior de la pierna, afectando la oxigenación de los tejidos.

Estas venas varicosas suelen tener un color rojo o azul y son bastante frecuentes, con tendencia a presentarse más en mujeres que en hombres.

Heridas por varices

Una úlcera varicosa es una herida crónica abierta que se produce en la piel y deja el tejido expuesto. Se produce cuando una várice sufre un traumatismo; esto es, sufrir una lesión.

Estas heridas por varices generalmente se forman en la parte inferior de las piernas, y su tamaño puede ser variado; van desde milímetros hasta varios centímetros.

 

Las úlceras varicosas suelen sanar muy lentamente, y con frecuencia vuelven a salir si no se toman medidas preventivas.

 

Por lo general, las heridas por varices no son dolorosas a menos que se contaminen con algún germen y se infecten.

 

Causas de la úlcera varicosa

Las causas más comunes de las úlceras varicosas son:

  • Limitaciones de los vasos sanguíneos debido a la existencia de una enfermedad vascular periférica.
  • Insuficiencia vascular crónica
  • Diabetes
  • Insuficiencia renal
  • Tensión alta
  • Trauma

 

Herida pie diabetico

Siguiendo con las heridas que necesitan curación avanzada, la posibilidad de que una persona con diabetes desarrolle una úlcera de pie diabético es de entre el 15% y el 25%. Este tipo de heridas son la primera causa de hospitalización de personas diabéticas, y la amputación es su principal complicación.

 

Cuando hablamos de los pies de una persona diabética, pueden existir ciertas complicaciones. Normalmente, y como consecuencia de la misma diabetes, los vasos sanguíneos se vuelven más estrechos, reduciendo el flujo sanguíneo, y los nervios se deterioran, disminuyendo la sensibilidad y alterando la anatomía del pie.

 

Todos estos cambios que la diabetes produce en las personas que la padecen, los predisponen a padecer heridas o úlceras que, junto a otros factores de riesgo, serán de lenta y difícil curación.

 

¿Qué es una úlcera del pie diabético?

La úlcera o herida pie diabetico es una llaga abierta que, en general, se produce en la planta del pie y, en aproximadamente 6% de los casos, la persona afectada debe ser hospitalizada debido a una infección y otra complicación relacionada con la úlcera.

 

El riesgo de desarrollar una úlcera de pie diabético aumenta cuando la diabetes está mal controlada o se agregan otros factores como la obesidad, hipertensión o tabaquismo.

 

¿Cuándo debo acudir a un especialista?

Un diagnóstico precoz es muy importante. Si su médico observa una úlcera o considera que tiene un pie de alto riesgo, lo enviará a una unidad especializada. Debe consultar a su médico si presenta los siguientes síntomas:

 

  1. Sufre alteraciones en la forma de los pies, como por ejemplo: juanetes, dedos en garra y callos.
  2. Sus uñas están encarnadas, deformadas o con un aspecto anormal.
  3. Tiene limitaciones en la movilidad del pie.
  4. En sus pies aparecen heridas, llagas, rozaduras o ampollas.
  5. Nota cambios en la sensibilidad de sus pies o piernas, especialmente durante la noche.

 

Con la atención adecuada, el 90% de los pacientes con herida pie diabetico llega a recuperarse, aunque su buen pronóstico dependerá en gran medida de su estado general de salud y de seguir el tratamiento dado “al pie de la letra”.

 

Infecciones

Las infecciones del pie constituyen la infección de partes blandas, en el paciente diabético pueden llevar a osteomielitis (inflamación simultánea de la médula ósea y del hueso), amputación o la muerte.

 

El síntoma más común de una infección en herida pie diabetico es la hiperglicemia. Síntomas como fiebre o escalofríos, al igual que leucocitos altos, sólo se presentan en un tercio de los casos de infección.

 

No todas las úlceras se infectan; pero si su médico le diagnostica una infección, será necesario programar un tratamiento con antibióticos, cuidar la herida y, en algunos casos, la hospitalización.

 

Existen algunos factores que pueden evitar que una úlcera se infecte:

 

  • Controlar la glucemia.
  • Mantener la úlcera limpia y vendada.
  • Limpiar la herida diariamente y usar un apósito o vendaje en la herida.
  • No caminar descalzo.

 

El control de la diabetes y el tratamiento adecuado de las úlceras proporcionará al paciente una mejor calidad de vida.

 

En Clínica CATH no sólo nos preocupamos de curar las úlceras del pie diabético y las heridas por varices, sino que también realizamos un seguimiento permanente de la evolución de la herida hasta su curación total y, además, nos encargamos de instruir a los familiares del paciente en la prevención y colaboración con el enfermo.